Alimentos EcológicosEstilo de vidaSostenibilidad
Tendencia

Cómo adaptar tu alimentación y cuidar tu salud frente al COVID-19

 

Cómo puedes adaptar tu alimentación durante la cuarentena

A todos nos ha pillado de nuevas el tener que vivir un periodo de inactividad forzosa y ello requiere que sepamos adaptarnos a este nuevo escenario en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, por eso queremos ofrecerte una pequeña guía con algunos consejos que puedas aplicar en diferentes momentos de tu nuevo día a día, desde como alimentarte hasta medidas aconsejables a la hora de hacer la compra.

Adapta tus hábitos alimentarios al confinamiento

  • Trata de evitar el consumo de productos procesados que contengan altos niveles de hidratos de carbono simples como los que se encuentran en la pastelería o la bollería industrial.
  • Si consumes hidratos sustituye dichos hidratos por los de carácter complejo como los de la pasta o el arroz pero intenta que sean integrales.
  • Consume productos saciantes y que contribuyan al buen tránsito intestinal como son los productos ricos en fibra (verduras, frutas, legumbres…) .
  • Intenta evitar el picoteo entre comidas, pero si no puedes evitarlo consume productos de bajo aporte calórico y saciantes como los encurtidos o atácale a esas frutas bajas en grasas como las naranjas, mandarinas, manzanas o fresas.

No hay que descuidar nuestra hidratación

  • Es importante beber entre 1,5-2 litros de agua al día evitando los refrescos azucarados o excitantes para que no influyan en nuestro ciclo de sueño.
  • Si tenemos a personas mayores con nosotros hay que vigilar ahora y siempre tanto la ingesta de líquidos que debe ser frecuente como la de alimentos que podemos fraccionar en al menos 5 tomas al día.
  • Para garantizar el consumo de líquidos adecuado puedes hacer uso de infusiones relajantes antes de ir a dormir o de tipo digestivo para que faciliten la digestión después de comer.

Tips para cocinar en tiempos del COVID-19

  • Evita las frituras y prioriza el consumo de productos a la plancha, asados al horno o hervidos. El cocinado de los alimentos debe llegar a un mínimo de 65°C.
  • Recuerda lavar bien los productos que consumes en fresco.
  • Siempre que vayas a manipular alimentos, lávate bien las manos y no uses los mismos utensilios para productos frescos y cocinados.
  • A la hora de lavar los platos, si dispones de lavavajillas utilízalo empleando una temperatura superior a los 60°C.

Puedes hacer mejor la compra, y lo sabes!

  • Es importante antes de salir de casa planificar bien nuestra compra para no dilatar en exceso el tiempo en un mismo establecimiento.
  • Trata de comprar para varios días, evitando el salir a diario.
  • Evita hacer acopio de grandes cantidades de alimentos en casa y menos si se trata de alimentos perecederos, el suministro está garantizado en los establecimientos.
  • Puedes optar por ir a tu tienda del barrio donde venden productos de cercanía, ayudando así a los pequeños comerciantes a poder sobrellevar mejor esta crisis y contribuir al consumo del producto local.
  • Reduce el uso de billetes y monedas en los puntos de venta y emplea la tarjeta siempre que puedas.
  • Cuando adquieras alimentos en el establecimiento, cumple con las normas de higiene establecidas, toca solo los alimentos que vayas a comprar.
  • Siempre que puedas, haz uso de bolsas reutilizables propias.
  • Recuerda revisar las fechas de caducidad y consumo preferente de los productos que compres, así evitarás cualquier desperdicio alimentario.
  • Refrigera y congela rápidamente, al llegar a casa.

Muévete!

  • Son multitud las plataformas online y los profesionales que a través de las redes se han puesto a nuestra disposición para realizar entrenamientos con elementos que todos tenemos en nuestros domicilios o trabajando con nuestro propio peso corporal.
  • Diseña un buen circuito funcional donde puedas trabajar todos los grupos musculares (o puedes distribuirlos para trabajar una parte del cuerpo cada día).
  • Introduce ejercicios dinámicos e intensos que podamos alternar con pequeños periodos de descanso tal y como se hace en los circuitos Tábata.
  • Incluye en tus rutinas una parte de ejercicios cardiovasculares que nos hagan sudar bien y mantener nuestro corazón fuerte.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios